Taller Literario: soplamos la velita

Además de disfrazarnos, en este taller poco convencional, comemos torta. El espacio que funciona desde la creación del colegio, hace 22 años, está orientado a los alumnos que tienen dificultades para escribir. Apunta a familiarizarlos con la práctica de la escritura pero no sólo desde lo normativo, sino también desde lo lúdico y lo creativo. De allí parten las consignas de llevar objetos extraños e inventar historias a partir de ellos, o disfrazarse e improvisar una escena que dará pie a un relato. Esta vez, uno de nuestros alumnos concurrió con una torta, hecha por su mamá, que decía con esa caligrafía propia de la repostería “Taller Literario 2015”.

User comments

En Ecos promovemos las iniciativas pedagógicas como estas, que desde lo creativo aportan caminos innovadores para transitar los procesos de aprendizaje. Al mismo tiempo, celebramos las propuestas que surgen de nuestros alumnos quienes se forjan como seres plenos de autonomía.